Tita Marian

Yeah!

Así firmaba sus mails una compañera de trabajo, Tita Marian a la que conocí en 1991 más o menos.

Compartimos trabajo y amistad pero un día descubrió un bulto en un pecho, por suerte, al tener antecedentes familiares se hacía revisiones muy a menudo, si a eso le añadimos que su hermana trabaja en un hospital hizo que la detección precoz fuera fundamental.

No le dieron muchas esperanzas, el cancer era tremendamente agresivo pero respondió muy bien a la quimioterapía, sin embargo hace dos años me soltó que tenía una recaida, a pesar de ello siguió ahí, en la brecha.

Este sábado, a pesar de toda la lucha, nos dejó.

No hay funerales, su cuerpo lo donó a la ciencia para que sigan investigando, quien sabe, quizá un día otra mujer sobreviva debido a ello.

Me gustaría saber escribir para describir el vacio que nos deja, me gustaría hacerle un bonito homenaje, lo único que me sale es una lágrima. Comentarios: 3

Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://gnudista.blogalia.com//trackbacks/40790

Comentarios

1
De: Anónima Fecha: 2006-06-13 01:43

Abrazos...



2
De: peppermint Fecha: 2006-06-13 10:53

Creo que lo has descrito perfectamente, y aunque no siva de consuelo para los que nos quedamos, por haber pasado por una experiencia semejante, te digo que ahora está bien y seguramente los ve y dice: "pringados..." mientras se toma otro mojito, haciéndole compañía a una buena amiga mía.

Si es que...



3
De: Gnuria Fecha: 2006-06-18 09:58

Perder a alguien querido nos deja un vacío muy grande, una sensación extraña que no podemos describir. Me gustaría poder decirte que el tiempo lo cura, pero eso es mentira. Con el tiempo nos vamos acostumbrando, porque somos una especie de costumbres. Un abrazo.



Nombre
Correo-e
URL
Dirección IP: 23.20.91.30 (706ba38eeb)
Comentario