Se rompió el coche

Imagina que se te ha roto el coche y claro, como eres idiota en lugar de llevarlo al mecánico va y se te ocurre llevarlo a un tipo que dice que poniéndole clavos en las ruedas equilibras la presión de los neumáticos que son el alma del automovil y va y se le arregla el motor que se te ha gripado.

O vas a donde otro que dice que como los coches usan electricidad para funcionar, va y le da descargas en diversos sitios de la carrocería para restablecer las rutas naturales donde circula la electricidad y con ello te arregla el pinchazo de la rueda.

O donde otro que añadiendo agua a la gasolina rehidratarás la batería y por tanto arreglará esa bombilla que se ha fundido...

Todas estas idioteces y más, muchas más, hacemos las personas al acudir a uno de esos estafadores que dicen ser médicos "alternativos", "sanadores" y otras tonterías por el estilo.

Algunos dicen que los médicos son unos chapuceros y es cierto que algunos lo son, al fin y al cabo son técnicos, muy sobrevalorados debido a que juegan con nuestra salud, pero técnicos al fin y al cabo.

También hay mecánicos chapuceros, pero nadie en su sano juicio iría a un mecánico "alternativo" para que le pongan clavos en las ruedas, le echen agua en el depósito o le jodan la pintura a base de descargas eléctricas.

Si un político tuviera que regular a esos mecánicos "alternativos" simplemente les encerraría por estafa, sin embargo nuestros políticos dan vergüenza, mucha vergüenza, y no me refiero a las declaraciones de un día cualquiera del Pp (por poner un ejemplo al azar) sino a la Generalitat de Catalunya que va a sacar un decreto para "regular" esas estafas, y no para prohibirlas definitivamente, sino para fomentarlas.

Lo dicho, es una vergüenza que exista ese tipo de gente y más que haya políticos que, por ser una estupidez de moda, lo fomenten.

Y encima los gilipollas de ellos se enorgullecen de ser pioneros en Europa en hacer el idiota. Comentarios: 5

Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://gnudista.blogalia.com//trackbacks/46727

Comentarios

1
De: Mini Fecha: 2007-02-02 13:23

Peor es cuando la organización creada para vigilar la correcta praxis de la mecánica pagada, obligatoriamente, por los propios mecánicos recomienda que vayas a que te pinchen las ruedas.
O que la escuela de mecánicos ofrezca la asignatura de "cómo reparar el motor pinchando la rueda".
http://www.ocez.net/secciones.htm



2
De: Noelia Fecha: 2007-02-06 11:55

Bueno, la comparación no me parece muy acertada. Si se te pincha la rueda del coche y te la cambia el mecánico, tu coche seguirá funcionado a las mil maravillas. Si se te "estropea" el corazón, un riñón, el hígado, y te lo "cambian" quizá sigas "funcionando" correctamente, o quizá no... quizá la nueva "pieza" no encaje en tu "máquina" del todo bien y dejes de funcionar definitivamente. Si se te pincha una rueda y el mecánico te lo "arregla" con unas descargas eléctricas, todos sabemos que no va a funcionar. Pero miles y miles de personas que recurren a las medicinas alternativas para curar dolencias, en muchos casos cronificadas, que la medicina alopática no ha conseguido solucionar, mejoran considerablemente o incluso llegan a curarse. Que no es la panacea, por supuesto, que chapuceros los hay en la medicina alternativa y el la "oficial", lo sabemos todos (cinco minutos de consulta por paciente en la seguridad social no dan para mucho, la verdad, entonces lo habitual suele ser medicar para tapar síntomas). Pero creo que sería conveniente no demonizar ni una ni otra medicina. Hay casos y casos, ocasiones en las que es necesario recurrir a un fármaco, y ocasiones en que ese fármaco contribuye a cronificar unos síntomas que pueden no ser los que te estás tratando en ese momento, pero por los que tendrás que ir a tratarte más adelante. El cuerpo es bastante, bastante mas complicado que un coche. El día que lleguemos a ser tan previsibles y fáciles de "arreglar" como una máquina, quizá hayamos ganado mucho en cuestión de salud, pero no sé que habremos perdido por el camino...



3
De: El gNudista Fecha: 2007-02-22 12:42

Ya, la típica escusa de que como somos más complicados y no sabemos, entonces creemos en cualquier tontería.

La cosa es bien sencilla, nada de decir que miles de personas acuden a curanderos, también acuden a Lourdes y a ningún apuntado le ha crecido una pierna, eso sería un auténtico milagro y eso sería una prueba.

Con las pseudomedicinas (también llamadas alternativas) pasa lo mismo, uno podrá creer lo que quiera, podrán usarla millones de personas, pero han probado servir para nada lo que me hace sospechar que igual es por que no sirven para nada (valga la redundancia).

Me ha parecido muy curiosa tu reflexión, si conocemos, nuestra vida será mejor, pero al destruir tus prejuicios es como si hubíeramos "destejido el arcoiris", es un arcoiris bonito pero detrás hay cosas muchísimo mejores.



4
De: Noelia Fecha: 2007-02-23 11:48

La verdad es que no entiendo por qué dices que "han probado servir para nada" cuando a mucha gente "le han servido" y "le están sirviendo"... El acudir a Lourdes no te hace crecer una pierna, el acudir a un homeópata tampoco, el acudir a un acupuntor tampoco, y el acudir a tu médico de cabecera tampoco...
Lo que quieres expresar con el último párrafo no lo he comprendido...



5
De: El gNudista Fecha: 2007-02-25 09:46

Es que he metido la pata, quería decir "NUNCA han probado servir para nada" y me explico, uno puede decir que con luna llena crece 10cm, puede que millones de personas se lo crean, exista un culto sobre el crecimiento de 10cm con luna llena, pseudocientíficos que apoyen la teoría, que incluso algunos técnicos, para no perder clientes, también la apoyen de refilón, pero en un experimento científico tan sencillo como es medir a una persona en luna llena y en otra fase nos dará la respuesta de si es verdad o no.

Las pseudomedicinas podrán decir misa, podrán decir que les han servido a millones de personas, pero cuando se quiere hacer un ensayo clínico controlado, como puede ser el doble ciego el resultado, el triste resultado es que no funcionan más allá del placebo.

Eso si, si el resultado es negativo, hacemos la pseudomedicina infalsable, vamos, que hagamos lo que hagamos siempre pondremos una escusa diciendo que la ciencia no vale, ni la lógica, ni el sentido común, ni nada de nada, por ejemplo, los homeópatas dice que "no hay enfermedades, sino enfermos" de forma tal que si un tratamiento no es válido, la culpa es del paciente y una tibia partida es distinta según les vayan las cosas al curandero de turno pero si surge algún resultado que aunque sea lejanamente pudiera dar la razón a la mamarrachada de turno dirán que la ciencia ha demostrado que bla, bla, bla...

En cuanto al último párrafo, es una referencia al un poema de John Keats que se quejaba amargamente de que Newton, al demostrar que la luz blanca es la mezcla de todos los colores, había destejido el arcoiris, había derrumbado la cueva del enano y tal y tal, vamos, que el conocimiento le había quitado mágia al misterio y que prefería la ignorancia al saber.

En referencia a ese poema y a esa (estúpida) actitud, Richard Dawkins escribió en 1998 un delicioso libro sobre la maravilla de la ciencia y el horror de la mentira de las pseudociencias llamado Destejiendo el arcoiris



Nombre
Correo-e
URL
Dirección IP: 54.198.139.134 (afcbd3993b)
Comentario